El Camino al Éxito está lleno de Obstáculos.

El Camino al Éxito Requiere que nunca abandones tus sueños. Ellos son el motor inspirador que te motiva y mágicamente cambia tu estado de ánimo hacia lo positivo, produciéndo un cambio de actitudy motivación  hacia lograrlo.

El éxito requiere templanza, persistencia , vencer los  miedos y pagar el precio para alcanzarlo.

Si el éxito fuera algo fácil de alcanzar, cualquiera lo podría lograr. Por lo generla el camino al éxito  está plagado de obstáculos que es necesario salvar y que muchas veces influyen en tu actitud hacia su logro.

Cuando sientas desánimo, deseos de claudicar, de abandonar, cuando sientas que el miedo te domina y te vá a paralizar, inspírate en tus sueños;  busca la cercanía de aquellas personas que comparten una emoción positiva, un sueño, un deseo de proseguir, que “ven” las cosas positivas así no exista un “como”.

Lo positivo se contagia a tu ser y dá luces a la oscuridad producida por el miedo. Con el transitar, tu actitud se verá fortalecida y cada vez será más difícil que un obstáculo te impida proseguir, porque tu actitud hará que te sobrepongas .

En algunas  personas,la soledad muchas veces corroe la seguridad , para ser un líder,  hay que transitar y vencer un camino solitario acosado muchas veces por el miedo.

Inspírate en el ejemplo del capitán de una tripulación victoriosa que ante el grito de una voz de miedo ante un peligro, proveniente de un  tripulante,  comenzó a dudar de su fortaleza para lograr el objetivo trazado luego de haber superado en su camino hacia su destino,  una gran cantidad de obstáculos .

Fué con el liderazgo y convicción del valeroso capitán, que  la tripulación logró vencerlo el miedo al peligro, luego de que el capitán  no le dió opción a la tripulación de abandonar la nave, quemando los botes salvavidas.

El éxito tiene un precio que hay que pagar para alcanzarlo. Nuestra actitud es como una pieza de hierro forjado, que logra su belleza luego de ser pasado por el fuego. que lo vá moldeando.

El Camino al Éxito

Simón Castillo

Compartir